AD MAIOREM DEI GLORIAM

lunes, 25 de julio de 2011

Dante y Beatriz.

Entonces empieza la música.



Mi cuerpo se eleva al compás de cada nota musical.
Imagino a Dante al lado de Beatriz colocándole una hermosa rosa entre sus cabellos.
Luego siento como el infinito se junta entre ambos para hacer posible que toquen el umbral.
Sucesivamente mi espíritu se vuelca entre los volcanes del adiós.

¡Oh maravillosa Beatriz! digna eres de amor por tu alma angelical.
Dichoso es quien te coge entre sus brazos y digno de respeto entre los tuyos.
¿Qué podría ser mas maravilloso que tocar el cielo y cantar contigo el antifonal?
¿Qué podría ser mas eterno que ensalzar el nombre del señor?
¿Qué podría ser mas enternecedor que despertar contigo al lado de mi cabezal?
¿Acaso solo los ángeles tienen dicha gracia de poder estar a tu lado como condiscípulos?
¿Acaso solo los arboles que yacen ahí eternos son dichosos de verte en cada resplandecer?
Digno es Dante de poder haberte apreciado en el cielo junto con los demás.



Mi cuerpo se estremece cuando imagino cada paso tuyo entre los arboles frondosos.
Mi piel se estremece cuando siento tus cabellos roseados en el manantial.
Mis manos se estremecen cuando siento que coges la lira para evocar un cántico ceremonial.
Mis mejillas quieren volcarse entre tu lira, tus cabellos y tus pasos.
Mi piel quiere sentir el aire del cielo que varia desde el olor a gardenias hasta un día espiritual.




No oses amada Beatriz en pedirle a Virgilio que me lleve al octavo círculo.
No oses amada Beatriz en pedirle a Virgilio que me lleve entre sus hombros.
No permitas amada Beatriz que trate de atemorizarme el espeluznante Centauro.
No oses querida Beatriz en mostrarme a Dante como el digno caballero.
No interrumpas querida Beatriz tus ensalzados cánticos.
No quiebres querida Beatriz tu dulce voz por los menesteres mas pequeños.
No fatigues querida Beatriz en querer llevarme entre tus hermosos brazos.



Por el poder eterno que me fue dado en la tierra de gozar la naturaleza.
Ya no puedo llegar hasta ti.

Escrito por: Mademoiselle Parapluie.

Este pequeño escrito esta inspirado en Bach Suite para Violonchelo numero 1 preludio.