AD MAIOREM DEI GLORIAM

lunes, 7 de noviembre de 2011

Para el momento

Cuando te beso
el cielo florece entre margaritas,
las nubes pueblan las estrellas,
tus mejillas huelen a gardenias,
tus ojos son como lunares en el universo
y tu nariz el tallo de mi existencia

Cuando me besas tan pausadamente y delicadamente
lo perecedero se hace eterno.

¡OH INFINITO! 
Si mis labios pudieran latir al compás de mi corazón sentirías mis pechos entre los tuyos.

Escrito por: Mademoiselle Parapluie.

pdta: Inspirado en una vivencia.