AD MAIOREM DEI GLORIAM

lunes, 19 de noviembre de 2012

A Clara

Tus hermosos cabellos resplandecen como luciernagas de noche
que resuelve en el río la sombra de ellos.
Tus pupilas semejantemente inmensas como el agua
se retienen vislumbradas en mi pecho.














Tus encantadoras pestañas fijas como hojas de otoño
se disuelven con el llanto de tus ojos.
Anhelada Clara que disipas tu amor entre lagunas
¡Si supieras cuanto estas dentro de mi!












Anhelada Clara que te regocijas entre tus labios
tu lengua, tus dientes y tu esputo.
Anhelada Clara que brillas como el sol
mas fuerte en verano que cualquier día en primavera.


Escrito por: Mdmsll. Parapluie.

lunes, 8 de octubre de 2012

Desaparecer - John Bauer

Desaparecer entre las nieblas que cubren tus ojos
Desaparecer como ramas en el viento alojadas en el piso
Desaparecer para revivir en los recuerdos del futuro
Desaparecer al compás del cantico de un pájaro
Desaparecer en una luna llena de amarillo
Y por quinta vez
Desaparecer en un reno

 

Desaparecer para verte nacer en mis manos
Desaparecer entre las hojas de una albahaca
Desaparecer representada en un anagrama
Desaparecer para aparecer en sueños y primavera
Desaparecer en un triste dia
Y por décima vez
Desaparecer en un lago


Desaparecer para susurrar entre tus oídos
Desaparecer entre lo legible
Desaparecer en el mes de Octubre
Desaparecer en un pensamiento triste
Desaparecer en la brisa de tu fe
Y por quinceava vez
Otra vez Desaparecer en John Bauer.


 
 
Escrito por: Mademoiselle Parapluie.

martes, 12 de junio de 2012

Parte externa de lo vivido

Mire detenidamente el rostro de aquella mujer que tenía la mirada dulce y cansada.
Baje los ojos, observé sus manos, estaban llenas de arrugas y despigmentadas. 
Entonces empezó a decir:


"Ya estoy vieja. Cuando tenía tu edad caminaba por las chacras y corría hacia el monte  a pastear mis ovejas. Hoy solo puedo barrer la vereda de mi casa sin hacer mucho esfuerzo, me duelen los pies, cada vez que camino siento que tuviera cuchillos"

Herta Scarascia
No pude decir nada. Cuando no tengo palabras en mente solo atino a sonreír.
En ese llego el hombre vestido de blanco muy sonriente.
 Se colocó los guantes y dijo:
"Nada de esto dolerá"


Fue ahí donde pude comprender al menos un poco el porqué de su lamento y tristeza.
El hombre de blanco toco suavemente los pies, los masajeo como si un ángel tocara a un bebe con los pétalos de una margarita.
Voltee el rostro hacia la derecha y empecé a ver en las paredes de madera, cada arruga,cada paso, cada movimiento, cada cuchillazo hasta que llegue a mis pies.

Me sentí tan infeliz por haber pensado que esa pequeña herida que tenía y por la que había ido a curarme me dejaría inválida.


La anciana me miro y dijo:

"Que bonitos pies tienes, desearía poder tenerlos para poder ir a abrazar a mis hijos, ya no se recuerdan de esta viejita"

Una lágrima corrió por mi rostro hasta caer en mi mano, siguió su curso hasta llegar a mi pies, entonces imaginé que era un cuchillo y estaban siendo cortados para dárselos a la anciana.
Herta Scarascia

 

sábado, 5 de mayo de 2012

La lucha de Asrael


¡Asrael!
He agonizado viéndote sufrir, luchando por quedarte unos días mas a mi lado.
He lamentado tanto no haberte cuidado y seguir tus primeros pasos.
Hubiera deseado que tengas alas, aunque hubieras sido un animal extraño y exótico te hubiera amado de igual manera.
Te he contemplado tantas veces, preguntándome de donde sacas fuerzas.
Mirándote me he maravillado del poder que tienes.

Ese día no quise acostarme con la noche sin saber si mañana seguirías vivo, aunque el cuerpo me temblaba por tener que mantenerme en la misma posición para no despertarte la noche me acogió en sus brazos pero te llevo a ti también.
Ahí fuimos felices y te di aquellas alas maravillosas con las que soñé un día, me recosté en una de ellas y pude sentir a lo lejos tu pequeño corazón luchando por seguir vivo.

La mañana llegó con el resplandor de las hojas de verano que colgaban, fui a verte, aun estabas ahí con los ojos abiertos y el cuerpo casi disecado, moví tus patitas.

¡Gritaste! ese grito revivió mi alegría.
Bese todo tu cuerpo.
Pasaron los días y no supe si era mejor agonizar para vivir o vivir agonizando.
Al día siguiente me acerque a tu caja, la vi vacía, sabia que ya habías partido junto a la muerte.

Herta S.


Este texto esta dedicado a Asrael. Mi gato. 

sábado, 4 de febrero de 2012

Stabat Mater Dolorosa



Estaba la Madre dolorosa
junto a la Cruz, llorosa,
en que pendía su Hijo

Su alma gimiente,
contristada y doliente
atravesó la espada



¡Oh cuán triste y afligida
estuvo aquella bendita.
Madre del Unigénito!

Languidecía y se dolía
la piadosa Madre que veía
las penas de su excelso Hijo



¿Qué hombre no lloraría
si a la madre de Cristo viera
in tanto suplicio?
en tanto suplicio?

¿Quién no se entristecería
a la Madre contemplando
con su doliente Hijo?



Por los pecados de su gente
vio a Jesús en los tormentos
y doblegado por los azotes

Vio a su dulce Hijo
muriendo desolado
al entregar su espíritu.

Ea, Madre, fuente de amor,
hazme sentir tu dolor,
contigo quiero llorar.

Haz que mi corazón arda
en el amor de mi Dios
y en cumplir su voluntad.

Santa Madre, yo te ruego
que me traspases las llagas.
del Crucificado en el corazón.


De tu Hijo malherido
que por mí tanto sufrió
reparte conmigo las penas

Déjame llorar contigo
condolerme por tu Hijo
mientras yo esté vivo.

Junto a la Cruz contigo estar
y contigo asociarme
en el llanto es mi deseo.

Virgen de Vírgenes preclara
no te amargues ya conmigo,
déjame llorar contigo.


Haz que llore la muerte de Cristo,
hazme socio de su pasión,
haz que me quede con sus llagas.

Haz que me hieran sus llagas,
haz que con la Cruz me embriague,
y con la Sangre de tu Hijo.

Para que no me queme en las llamas,
defiéndeme tú, Virgen santa,
en el día del juicio.


Cuando, Cristo, haya de irme,
concédeme que tu Madre me guíe
a la palma de la victoria)

Y cuando mi cuerpo muera,
haz que a mi alma se conceda
del Paraíso la gloria

Amen.

viernes, 27 de enero de 2012

El amor en la Guerra fria,

Una pequeña carta de Mademoiselle Adèle a inicios de la Guerra Fría en toda Europa.
9 Decembre, 1947
Mon chéri Esteve
Hace años que no lloraba de felicidad.
Es hermoso llorar de felicidad, sabiendo que sientes el amor mas puro y desinteresado, sabiendo que lo que generas es alegría y el sentimiento mas hermoso hacia los demás en especial a quien quieres, toi, mon amour.
No he podido evitar reír en silencio y llorar mientras veía el cielo, y solo para darme cuenta de lo feliz que puedo ser contigo sin importar que la guerra nos separe.
El recordar las veces que te vi mon amour.
¡Y es que te he visto tantas veces! como aquel día en la catedral de Saint Agnes donde incluso me confundiste la princesse de Loire.
Has sido tu mon amour con el que me crucé tantas veces en le petit hopital de Apolline, te miraba de reojo, agachaba la cabeza tímidamente sin saber lo que el futuro nos deparaba.
Puedes querer mucho pero no siempre es, porque el destino es quien tiene la última palabra.
Se que de haberme pasado antes todo esto no hubiera disfrutado tanto de este amor a escondidas y no hubiera sido la mitad de feliz que soy ahora a tu lado.
Je t'envoie tout mon amour,
Adèle.



La Guerra Fría ha terminado en toda Europa y el romance de Adèle y Esteve también ha acabado.
Esta es la dernière carta que Adèle escribe a Esteve.


26 Janvier, 1992
Mon chéri Esteve
Es incompresible sentir como todo se cae, como todo lo que sentí alguna vez ya no existe.
Es triste esperar para luego desilusionarse.
Es triste creer promesas hechas en el aire como aquel día cuando giraste tu rostro y dijiste que llamarías.
No quiero llorar hoy día pero no puedo evitarlo.
Puedo pretender ser muy feliz, el tener que aparentar que estoy muy ocupada y que no existe tiempo para sentirme mal, pero es mentira.
No se que tanto pueda dolerme, tampoco se que tanto pudo haberte dolido todo lo que te dije.
45 años alimentándome de un amor a escondidas, de un amor insaciable, del saber que nunca te casarías conmigo y que mi familia jamas aceptaría lo nuestro por la diferencia de edad mas todo esto no fue barrera para dejar de amarte con la misma intensidad desde el día que decidimos ser parte de un amour secret.
He sobrevivido 45 años a encontrarnos en la misma calle de siempre “La Culture
He sobrevivido a tener que decirle a toda la socialité que somos simplemente amigos.
He sobrevivido a tener que inventar en silencio un amor que vive en Alemania y que mi sexualidad sea comentario insaciable en las noches de de glamour.
Me duele tanto, tanto como para llorar y escribir esta carta mientras mis lágrimas corren por mis mejillas y cerrar las cortinas para no ver en el silencio tu sonrisa dibujada como todos los días lo hacía esperando que un día llegues de Belgica y me beses delante de todos y digas alegremente"YO AMO A ADÈLE"
Siempre crei que la ultima o primera persona seria con quien te quedarías para siempre pero resulta que no.
Resulta que salí dañada o quizá dañándote mas a ti.
Ya no se que es mas doloroso, si vivir esperando tus cartas, tus llamadas o desfallecer de amor lentamente por ti.
Te amo mon amour, pero no puedo seguir soportando quizás otros 10 años mas en vivir ocultamente, sin una familia, sin concretar mi sueño de casarme algún día y amanecer e una cama besándote.
Veo con alegría disfrazada a aquellas parejas de ancianos que se sientan en “Le Parc Gautier “ cogidos de la mano.
Ahora, ya sin ti, me pregunto si habrá un día en el que yo también llegue a esa edad y me siente ahí cogida de la mano contigo.
Escrito por: Mademoiselle Parapluie.
Pdta: Historia creada por el recuerdo de una clase de francés sobre los tiempos en la Guerra Fría.