AD MAIOREM DEI GLORIAM

viernes, 27 de enero de 2012

El amor en la Guerra fria,

Una pequeña carta de Mademoiselle Adèle a inicios de la Guerra Fría en toda Europa.
9 Decembre, 1947
Mon chéri Esteve
Hace años que no lloraba de felicidad.
Es hermoso llorar de felicidad, sabiendo que sientes el amor mas puro y desinteresado, sabiendo que lo que generas es alegría y el sentimiento mas hermoso hacia los demás en especial a quien quieres, toi, mon amour.
No he podido evitar reír en silencio y llorar mientras veía el cielo, y solo para darme cuenta de lo feliz que puedo ser contigo sin importar que la guerra nos separe.
El recordar las veces que te vi mon amour.
¡Y es que te he visto tantas veces! como aquel día en la catedral de Saint Agnes donde incluso me confundiste la princesse de Loire.
Has sido tu mon amour con el que me crucé tantas veces en le petit hopital de Apolline, te miraba de reojo, agachaba la cabeza tímidamente sin saber lo que el futuro nos deparaba.
Puedes querer mucho pero no siempre es, porque el destino es quien tiene la última palabra.
Se que de haberme pasado antes todo esto no hubiera disfrutado tanto de este amor a escondidas y no hubiera sido la mitad de feliz que soy ahora a tu lado.
Je t'envoie tout mon amour,
Adèle.



La Guerra Fría ha terminado en toda Europa y el romance de Adèle y Esteve también ha acabado.
Esta es la dernière carta que Adèle escribe a Esteve.


26 Janvier, 1992
Mon chéri Esteve
Es incompresible sentir como todo se cae, como todo lo que sentí alguna vez ya no existe.
Es triste esperar para luego desilusionarse.
Es triste creer promesas hechas en el aire como aquel día cuando giraste tu rostro y dijiste que llamarías.
No quiero llorar hoy día pero no puedo evitarlo.
Puedo pretender ser muy feliz, el tener que aparentar que estoy muy ocupada y que no existe tiempo para sentirme mal, pero es mentira.
No se que tanto pueda dolerme, tampoco se que tanto pudo haberte dolido todo lo que te dije.
45 años alimentándome de un amor a escondidas, de un amor insaciable, del saber que nunca te casarías conmigo y que mi familia jamas aceptaría lo nuestro por la diferencia de edad mas todo esto no fue barrera para dejar de amarte con la misma intensidad desde el día que decidimos ser parte de un amour secret.
He sobrevivido 45 años a encontrarnos en la misma calle de siempre “La Culture
He sobrevivido a tener que decirle a toda la socialité que somos simplemente amigos.
He sobrevivido a tener que inventar en silencio un amor que vive en Alemania y que mi sexualidad sea comentario insaciable en las noches de de glamour.
Me duele tanto, tanto como para llorar y escribir esta carta mientras mis lágrimas corren por mis mejillas y cerrar las cortinas para no ver en el silencio tu sonrisa dibujada como todos los días lo hacía esperando que un día llegues de Belgica y me beses delante de todos y digas alegremente"YO AMO A ADÈLE"
Siempre crei que la ultima o primera persona seria con quien te quedarías para siempre pero resulta que no.
Resulta que salí dañada o quizá dañándote mas a ti.
Ya no se que es mas doloroso, si vivir esperando tus cartas, tus llamadas o desfallecer de amor lentamente por ti.
Te amo mon amour, pero no puedo seguir soportando quizás otros 10 años mas en vivir ocultamente, sin una familia, sin concretar mi sueño de casarme algún día y amanecer e una cama besándote.
Veo con alegría disfrazada a aquellas parejas de ancianos que se sientan en “Le Parc Gautier “ cogidos de la mano.
Ahora, ya sin ti, me pregunto si habrá un día en el que yo también llegue a esa edad y me siente ahí cogida de la mano contigo.
Escrito por: Mademoiselle Parapluie.
Pdta: Historia creada por el recuerdo de una clase de francés sobre los tiempos en la Guerra Fría.