AD MAIOREM DEI GLORIAM

miércoles, 13 de febrero de 2013

La Inocencia.

Hoy me levante muy temprano y lei "como Amar a Dios", de un libro de los pentecostes... leí la clasica frase 

"Dios es amor"

             pero ¿Que es amor?

Entonces de pronto cogi el libro que tenia al otro lado de mi cama de Srila Prabhupada y hablaba de 

"La Inocencia"

¿Cuando dejamos de serlo? 
¿Podemos ser inocentes en este mundo? 
¿Existen personas inocentes?
¿Todo los niños son inocentes?
 ¿Somos aun inocentes?
 ¿Se puede volver a ser inocente? 
¿que es ser inocente?

Luego busque por internet y encontré "Falta de malicia en los pensamientos"

Entonces se me vino a la mente el nombre de Italo un devoto de Krishna que conoci hace muchos años, me inspiraba total inocencia en todo momento.

Aqui les comparto el texto de Srila Prabhupada sobre la Inocencia

Srila Prabhupada dijo alguna vez que la inocencia era casi como la ignorancia. Ser inocente en cuanto al conocimiento de Dios, por ejemplo, no es algo digno de admiración. Una víctima "inocente" de un falso guru tampoco es algo loable. Sin embargo, si consideramos la inocencia como frescura y pureza, como ausencia de malicia, esa es una cualidad destacada de Prabhupada.

Cuando Srila Prabhupada contó a un grupo de devotos que la primera vez que vio nevar en la ciudad de Nueva York pensó que habían blanqueado los edificios, algunos de sus discípulos apenas podían creer que Prabhupada fuera realmente tan inocente. 


Pero por su misericordia entendimos su inocencia como la belleza libre de engaños de la conciencia de Krishna

La inocencia de Prabhupada no radicaba únicamente en lo que dijo, sino también en la frescura de su expresión y su visión, como cuando escribió sobre su Guru Maharaja: "La línea de servicio tal como tú la has trazado es sana y dulce como el rocío de la mañana".

Como dice Prabhodhananda Sarasvati cuando describe a un devoto en conciencia espiritual,
 "Él ve todo el mundo material como Vaikuntha".

Durante uno de sus paseos de la mañana por la agradable campiña inglesa, un devoto le preguntó a Prabhupada si ese paisaje se parecía al reino de Dios.

 -Éste es el reino de Dios -respondió Prabhupada. De este modo los devotos de Prabhupada pudieron ver a través de sus ojos cómo incluso este mundo es Vaikuntha para el que ve a Krishna en todas partes.

Bajo la protección de Krishna, Srila Prabhupada vivió en el mundo material de una manera sencilla y nunca fue corrompido o contaminado por él. A menudo parecía un joven inocente.

Srila Prabhupada también sentía compasión hacia las criaturas inocentes de este mundo como las vacas, los toros, los terneros, y también las mujeres. Veía cómo se corrompía a las mujeres, a pesar de que en sí mismas son inocentes. 
Prabhupada pensaba que puesto que se las podía corromper fácilmente, deberían más bien ser protegidas. También se refería a todos sus devotos como chicos y chicas inocentes. 
Prabhupada utilizó la frase "chicos inocentes" durante un discurso público en el parque Tompkins Square. Allen Ginsberg se encontraba allí con unos amigos y se rió sarcásticamente de la observación de Prabhupada. 
Ginsberg era tan degradado que el concepto de "jóvenes inocentes" era algo que él no podía ni imaginar.
 Para alguien como Ginsberg un chico inocente es una víctima de la complacencia sensual de uno. 

Por lo tanto no es imposible que exista inocencia en este mundo. 
Cuando alguien se hace devoto puede permanecer inocente al no cometer más pecados y no dejarse corromper nunca más.

Srila Prabhupada entrenó a sus devotos a ser astutos para no ser corrompidos por el mundo material. Podían mantener su inocencia y sin embargo estar bien despiertos ante los peligros de maya y preparados para enfrentarse a ellos. 
A medida que Srila Prabhupada viajaba y predicaba en las ciudades de todo el mundo, veía y escuchaba más y más los horrores de Kali-yuga y no obstante se mantuvo siempre inocente de las atrocidades. Trabajó para ayudar a la humanidad y convertir a los culpables viciosos en seres humanos santos.

Tomado del libro "Néctar de Prabhupada", de SS. Satsvarupa das Goswam