AD MAIOREM DEI GLORIAM

miércoles, 8 de abril de 2015

8 silabas

Nos vamos a volver a ver
no como el destino que aprecia el futuro
sino como los grandes sueños que enaltecen a los que se quieren

Nuestras miradas cruzaran
no como el ave que se mira en el riachuelo
sino como lo amado se refleja en las pupilas soñadas

Nuestros brazos se rodearan
no como el objeto de poseer
sino como el viento abraza las hojas que el otoño recoge

Te voy a sentir como el bello suspiro que doy cuando pienso en ti
Te voy a ver como todas las noches en mis pensamientos
Te voy a besar hasta que la palabra cansancio se borre del diccionario
Te voy a abrazar hasta que el viento deje de soplar hacia el sur

Eres el bello sentimiento que adormece cada frustración
Eres el reflejo de que se puede querer si se decide hoy
Eres únicamente y perfectamente la esperanza que anhelo.


Flores

viernes, 3 de abril de 2015

¿Así que quieres ser escritor?

Si no te sale ardiendo de dentro,
a pesar de todo,
no lo hagas.
A no ser que salga espontáneamente de tu corazón
y de tu mente y de tu boca
y de tus tripas,
no lo hagas.
Si tienes que sentarte durante horas
con la mirada fija en la pantalla del ordenador
ó clavado en tu máquina de escribir
buscando las palabras,
no lo hagas.
Si lo haces por dinero o fama,
no lo hagas.
Si lo haces porque quieres mujeres en tu cama,
no lo hagas.
Si tienes que sentarte
y reescribirlo una y otra vez,
no lo hagas.
Si te cansa sólo pensar en hacerlo,
no lo hagas.
Si estás intentando escribir
como cualquier otro, olvídalo.

Si tienes que esperar a que salga rugiendo de ti,
espera pacientemente.
Si nunca sale rugiendo de ti, haz otra cosa.

Si primero tienes que leerlo a tu esposa
ó a tu novia ó a tu novio
ó a tus padres ó a cualquiera,
no estás preparado.

No seas como tantos escritores,
no seas como tantos miles de
personas que se llaman a sí mismos escritores,
no seas soso y aburrido y pretencioso,
no te consumas en tu amor propio.
Las bibliotecas del mundo
bostezan hasta dormirse
con esa gente.
No seas uno de ellos.
No lo hagas.
A no ser que salga de tu alma
como un cohete,
a no ser que quedarte quieto
pudiera llevarte a la locura,
al suicidio o al asesinato,
no lo hagas.
A no ser que el sol dentro de ti
esté quemando tus tripas, no lo hagas.
Cuando sea verdaderamente el momento,
y si has sido elegido,
sucederá por sí solo y
seguirá sucediendo hasta que mueras
ó hasta que muera en ti.
No hay otro camino.
Y nunca lo hubo.

Charles Bukowski